Los animales domesticados se benefician de una vida tranquila en la que no tienen que luchar por la supervivencia, pero también empiezan a sufrir transtornos psicológicos como si de seres humanos se tratara. Tienen sus ansiedades y también sus depresiones

Article publicat a La Vanguardia del dia 24/11/2007.

MASCOTAS EN EL DIVAN

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.